sábado, mayo 14, 2016

¡Silencio!

Hemos decidido callar por mucho tiempo, las palabras perdieron el sentido, cada una esconde un prejuicio, una limitación, confusión... el caos.

Es necesario definir qué es una palabra. De ahora en adelante, para nosotros, y hasta nuevo aviso, "palabra" tendrá como primera acepción en el diccionario la siguiente:



palabra

Del lat. parabŏla 'comparación', en lat. tardío 'proverbio', 'parábola', y este del gr. παραβολή parabolḗ.

1. f. Unidad lingüística, carente de significado, que corresponde a la canción o melodía más pequeña posible de generar con la boca, reproducible a través de escritura con la utilización de una o más sílabas.

martes, noviembre 20, 2012

Charla en el camarín

"No creemos en el bien común, no lo buscamos ni le damos el valor que la mayoría le da.  ¡Es más! lo despreciamos.

No tener remordimientos ni sentir culpa es nuestro orgullo. La continuidad de nuestra vida a través del tiempo nos ha dado la razón en ésto, teniendo nuestro pasado como condición necesaria del presente. Tampoco tenemos miedo a morir, fue lo primero que aprendimos." fue la arenga del ayudante técnico antes de un intrascendente partido de liga.

sábado, febrero 25, 2012

El último entretiempo

"Nuestros oponentes cometen el error de creer que el hombre es el último objetivo de la evolución, del universo, algo así como su mejor y último resultado, o eso se puede inferir de su manera de atribuirle al hombre una cantidad enorme de responsabilidades simplemente irrisorias.

Tenemos que dejar los prejuicios propios de nuestra época. Debemos volver a aceptar la naturaleza salvaje del hombre, y para nunca olvidarla tenemos que evocarla con frecuencia. Hemos aprendido que la historia solamente pone nombres."

Palabras dadas por el entrenador a sus jugadores durante el entretiempo del último partido jugado por el club.

viernes, enero 06, 2012

Todo registro humano es incompleto

"Nuestra primera reacción ante la historia debe ser la desconfianza, la incredulidad. Sabemos que todo relato o registro humano es incompleto. Desde un extremo a otro, ninguna palabra podrá describir jamás ni lo más mínimo de lo que trata de transmitir, es nuestro pudendum.

Desconocemos el punto imparcial, sólo nos sustentamos en nuestra propia experiencia, la única que hay, es la que nos ha llevado donde estamos y a donde queremos.

Refutaremos a las visiones de supuestos pasados mejores y futuros ideales.

No queremos ser más, sólo ser nosotros mismos. No nos interesa quedar bien con muchos, sino que con pocos."

Fueron las declaraciones respecto a la próxima temporada de un confundido dirigente que vestía un impermeable verde, dirigiéndose a los socios y simpatizantes del club osornino.

martes, marzo 01, 2011

Namadismo fosquiano


En las ruinas de una gran pseudo-institución del pasado, se levantan los nuevos pilares del conocimiento y la disciplina que sostendrán un futuro incierto que nunca podrá ser alcanzado por ese presente sin sentido.
Hemos aprendido la lección, la autoridad resultó ser corrupta, siempre lo fue. Pese a transitar en un torbellino de éxitos que se expresaron finalmente en seis temporadas seguidas en la tercera división, el colapso llegó, las expectativas ocuparon todo el espectro de posibilidades habidas y por haber, y la última se convirtió en sangre. Una generación tuvo que pasar para que las castas sobrevivientes retomaran el camino del namadismo heredado de sus antepasados.

Ya no creemos en la autoridad. No creemos en el estado. No creemos en la democracia (nunca creímos en ella). Sabemos que sí tienen un significado y son símbolos que muchos defienden. Simplemente los consideramos dentro del ámbito de la mitología. Los idealismos nos huelen a religión. Pero no estamos para hacer desaparecen estos vestigios de culturas inferiores. Sólo queremos brindar nuestra filosofía porque existe la posibilidad de hacerlo. Lo hacemos también sabiendo que será otro punto intermedio, necesario, pero que tiene que ser superado nueva e inevitablemente. También creemos que es así porque siembre ha sido así, infinitas veces. Nos no asusta eso y lo seguiremos haciendo.

Siempre buscamos nuevas tradiciones, nuevas formas de enfrentar la existencia. No creemos en un único mal y bien. No nos justan las leyes ni las prohibiciones, sólo aceptamos las del fútbol.

Por último, hemos tomado el control y seguiremos hasta las últimas consecuencias.